El tiempo pasa a toda leche. El mundo evoluciona, las cosas cambian, y cada vez todo va más deprisa. ¿Será que me hago viejo? Pues cada año más, pero es que el cambio de época que estamos viviendo acelera todo más que un Bugatti Veyron (lo siento, ya sabes que los coches son mi perdición). Parece que fue ayer cuando escribía la felicitación del 2015

2015, un año alucinante. Un año de asentamiento, de recoger frutos, de dar la bienvenida a mis locuras emprendedoras a grandes personas, a grandes amigos. ¿¿¿Te imaginas todo lo que vamos a lograr en el 2016???

Querido 2016, tengo grandes planes para ti…

Pero cuidado, no hay nada gratis. Todas las nocheviejas tenemos una gran lista de deseos para el nuevo año. Deseo tener salud, dinero y amor… Desea lo que te dé la gana, pero si no cuidas tu alimentación y levantas el culo del sofá, difícilmente tendrás salud. Quieres ganar más dinero, pero no estás dispuesto a pagar el precio. Quieres que el universo te mande amor, pero no te preocupas en cuidar de las personas que tienes a tu alrededor. Me da a mi, que si este año quieres que algo mejore sólo te queda una salida: MUEVE TU CULO!!!

En los últimos años me he rodeado de personas que habían alcanzado aquellas metas por las que yo estoy luchando. Y ese es el mejor consejo que me han dado en los últimos años: MUEVE TU CULO!!! (Gracias Domi).

Mueve tu culo es un gran consejo, “pero Yago, ¿podrías ser un poco más concreto?” Venga, que es 31 de Diciembre y me toca hacer resumen. Quiero compartir contigo los doce aprendizajes (ya sabes, uno por uva) del 2015 que seguro que nos sirven para que el 2016 sea aún mejor.

  1. Nunca apuestes para no perder, apuesta para ganar. La mayoría de las personas que me cruzo son demasiado conservadoras. ¿Cuál es el premio cuando apuestas para no perder? ¿¿¿No perder??? ¿Qué mierda de premio es ese?
  2. Vive la vida que quieres, no la que puedes. Aprovecha y disfruta lo que tienes y lucha por lo que sueñas. El tiempo que no se aprovecha, se pierde para siempre. Y estoy seguro de que no has venido a este mundo para trabajar y pagar facturas.
  3. Toma las riendas, olvida la inercia. La mayoría de las cosas que hacemos cada día se hacen en piloto automático. La rutina nos lleva. Para, toma conciencia y toma las riendas.
  4. Si tienes miedo de cambiar es porque no te has planteado lo que puede pasar si sigues quieto. Tienes un cocodrilo justo detrás con la boca abierta y llena de dientes. ¿Seguro que quieres quedarte quieto?
  5. Acepta el fracaso como parte ineludible del éxito. Si no te equivocas es que no estás moviendo el culo. Y ya sabes…
  6. Puedes tener excusas o resultados. Nunca los dos. Tú eliges.
  7. No te preocupes, ocúpate. ¿Cuántas horas le dedicas a las noticias, a los protestones, a los lloricas, al “amigo” negativo (ese gran experto en barbacoas y chistes malos pero que no tiene ni puta idea de nada más)? Deja de preocuparte sobre lo que no puedes controlar y ocúpate de lo que sí depende de ti.
  8. El miedo no es malo, te salva la vida. El miedo te impide avanzar. Pero ojo, que igual venía un camión de 12 ejes y el miedo te salva del atropello. Es necesario para seguir vivos, pero debemos aprender a actuar a pesar de él. No lo elimines, no luches contra él, aprende a conversar con él y dejar que patalee de vez en cuando.
  9. Huye del efecto microondas. ¿Alguien recuerda cuando Moe le enseña a Homer una freidora que puede freír un búfalo en 45 segundos? “¿¿¿45 segundos??? ¡¡¡Pero yo lo quiero YA!!!” Nada bueno pasa de manera instantánea. La clave de los grandes resultados: Pequeñas acciones repetidas de manera constante durante el tiempo suficiente.
  10. Ante la duda, pregunta. No te quedes con dudas. Muchas veces las respuestas te sorprenden. “¿Me ayudas?”, “¡Vale!” Si no llegas a preguntar, te lo pierdes.
  11. Agradece todo lo bueno que te pasa. Cuando agradeces lo bueno, tu mente se centra en lo positivo. ¿Y si se lo agradeces a los demás? Dejarás huella. Hace poco leí la historia de un empresario de éxito que siempre enviaba una nota de agradecimiento a todas las personas con las que se reunía. Yo he optado por el mail o el WhatsApp, pero los resultados son igual de buenos. ¿A quién no le gusta que le den las gracias por algo?
  12. ¿En qué estamos fallando? Seguro que te suena familiar. Da igual que sea en una reunión de equipo o en casa con la familia. Tendemos a analizar aquello que no funciona bien. Igual estamos haciendo mil cosas genial, pero nos estamos centrando en la única que no funciona. Te imaginas cómo cambiaría la situación si empezáramos con ¿En qué somos unos genios?

¿Son estos los mejores consejos? NO, son los que tengo a mano 😉

Y ya por último me gustaría agradecer públicamente a todos aquellos que durante este año habéis decidido apostar por mi y por mis proyectos que ahora son NUESTROS PROYECTOS. Algunos arriesgando su pasta, otros arrimando el hombro e invirtiendo horas y todos empujando con ilusión y ganas: Jess (la mitad de todo lo que hago), Ana y Bego (mis cachorrillas), Iván y Eli (los marketeros), Daniel y Cristian (los que capturan el conocimiento), Rafa (el socio que siempre será socio), Iván, Ana, Jonai, Pepe, Juan Antonio, Jose Alberto, Luis y Viole (los locos socios capitalistas), Cristina (la que devuelve más de lo que recibe), Joaquín (el mago del código fuente), Alberto (el que nunca abandona), Dina (la que ha vuelto a soñar), Rous, Fanny y Liz (las que abrirán el mercado latino), Samu y Ale (los grandes fichajes de la liga), Berni y Javi (las futuras promesas), Laura y Mario (sin vosotros el equipo mola menos), Patricia (la emprendedora que animaba a emprender), Carol (la currante y ordenada, un must), Álvaro (un ejemplo de que uno se puede reinventar siendo un casi-cincuentón), Julián (el que aporta el cuartel general), Javier (el de las grandes ideas) e Inés (el soplo de aire fresco). Si estás currando conmigo y no estás en esta lista es que no has aparecido en el 2015, seguro que ya te dí las gracias antes… O que la vejez hace que me falle la memoria 😉

Querido 2016… ¡¡¡te damos la bienvenida!!!

 

Si te ha gustado este post, por favor compártelo y déjame tus comentarios.

 

GuardarGuardar