Todos los 31 de Diciembre acostumbro a escribir un post sobre los aprendizajes que me ha regalado el año (Querido 2016). Suelen ser 12, y este año he decidido desarrollar un poco más uno cada mes. Así que aquí está el primer aprendizaje correspondiente a Enero de 2016.

Nunca apuestes para no perder, apuesta para ganar

¿Te has planteado a qué has apostado en tus últimas decisiones importantes? La mayoría de las personas que me cruzo últimamente son demasiado conservadoras. Frases como “No está mal para lo que hay ahí fuera”, “Más vale pájaro en mano…” son las que acaban sirviendo como excusa perfecta para apostar a no perder.

Pero, ¿cuál es el premio cuando apuestas para no perder? ¿¿¿No perder??? ¿¿¿En serio??? ¿¿¿Qué mierda de premio es ese???

Siento sonar tan duro, pero creo que si tienes que hacer una apuesta, que sea para ganar.

¿Estás de acuerdo conmigo? ¿Quieres compartir con nosotros tu próxima apuesta? Déjanosla en forma de comentario 😉

 

Si te ha gustado este post, por favor compártelo y déjame tus comentarios.

 

GuardarGuardar