Ya se ha pasado otro año… Recuerdo perfectamente escribir la felicitación del año pasado y parece que fue ayer. Eso significa que el tiempo pasa deprisa y que debemos aprovechar y disfrutar cada instante porque nunca volverá a repetirse.

Se termina el 2013, un año mezcla de complicado y apasionante. Un año de transición en muchos sentidos. Y llega 2014, un año que se presenta lleno de oportunidades y retos. ¿Sabes ya cómo vas a afrontarlo?

Yo personalmente me lo voy a comer con patatas, disfrutando de cada mordisco y chupándome los dedos cuando termine 😉

Si me lo permites me gustaría compartir contigo doce cosas (una por uva que nos comeremos esta noche) que he aprendido en este 2013 y que voy a poner en práctica este nuevo año:

1 – Deshazte de la gente tóxica. Muchas veces estamos rodeados de gente que resta en vez de sumar. Puede sonar duro, pero deshazte de ellos. No permitas que te contaminen, hay mucha gente que todavía no conoces y que podría aportarte muchísimo. Muchas veces permanecemos al lado de personas porque compartimos un pasado, pero lo realmente importante es que nos rodeemos de personas con las que podamos compartir un futuro.

2 – Crea tu propia realidad. Esto no es magia ni brujería, piénsalo bien. Tus pensamientos generan emociones (fácil, piensa en ese amigo que te hace reír siempre y sentirás alegría). Tus emociones generan una actitud (cuando estás alegre tu actitud es más positiva y sonríes). Y por último tu actitud genera un resultado (si sonríes te sonríen). Tus pensamientos han generado un resultado, ¿entiendes el poder que tienen tus pensamientos?

Pensamiento –> Emoción –> Actitud –> Resultado

3 – Celebra. ¿Sabes celebrar tus éxitos? No importa lo pequeños que sean, celebra cada logro. Tu mente asociará la acción con el placer y no habrá nadie que te pueda parar.

4 – Busca un plan B. Vivimos en una época de inestabilidad. Lo que antes era seguro ahora ya no lo es. Es más importante que nunca que tengas un plan B. No importa que tengas un buen trabajo y te queden pocas horas. Haz un sobreesfuerzo y vete construyendo tu propio negocio, algo que sea tuyo y que con el tiempo se pueda convertir en tu plan A.

5 – No importa tener razón. “You can be right or you can be rich” Es una frase de Harv  Eker que me encanta. No pierdas energía en explicar que tienes razón, igual no la tienes.

6 – El dinero no es importante. ¡¡¡Y un carajo!!! Creo que debemos olvidarnos de tantos prejuicios negativos sobre el dinero. No es más que una herramienta. Podremos utilizarlo de manera positiva o negativa. ¿Es más importante que la salud o el amor? No compares… No tiene nada que ver, no son incompatibles. ¿Qué prefieres cortarte, un brazo o una pierna?

7 – ¿Tienes ya tu por qué? Si la razón por la que haces las cosas es lo suficientemente importante para ti, el cómo será más sencillo de encontrar.

8 – Tienes que estar. Muchas de las cosas buenas que me han pasado este año, me han pasado por estar en el lugar adecuado. ¿Y cuál es el lugar adecuado? Pues aquel donde pasan cosas. Y siento decirte que no es tu sofá…

9 – Comprométete. ¿Y qué es compromiso? Hacer lo que dijiste que ibas a hacer cuando ya no tienes ganas de hacerlo.

10 – La actitud es más importante que la aptitud. Y si no, pregúntaselo a Richard Branson, Amancio Ortega, Steve Jobs…

11 – Los únicos que no tienen problemas son los muertos. No esperes pasar por la vida en línea recta y sin baches. La gente de éxito tiene más problemas en una mañana que muchos de nosotros en toda nuestra vida. La clave está en cómo afrontar esos problemas.

12 – ¿Eres actor o espectador?. Durante mucho tiempo fui espectador de las cosas buenas. Miraba con admiración a la gente de éxito, leía sus libros o blogs, escuchaba sus conferencias, envidiaba (sanamente) sus logros… Hasta que un día decidí convertirme en actor. Voy a vivir mi propio éxito, he empezado a escribir, doy conferencias y celebro mis logros. Y tu, ¿vas a leer la historia o me ayudas a escribirla?

¡¡¡Feliz 2014 amiguetes, que alcancéis las metas que os hayáis puesto y que las disfrutemos juntos!!!